arrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-uparrowhead-downarrowhead-upcloselogo-iconplaysearch

Servicio a las personas vulnerables

$30M

Introduction

Toquemos a los moribundos, a los pobres, a los solitarios y a los no deseados según las gracias que hemos recibido, y no nos avergoncemos ni seamos renuentes en hacer los trabajos humildes”
Sta. Teresa de Calcuta

Ministerio a los enfermos y moribundos

El Evangelio tiene el poder de transformar vidas y en Cristo, la verdadera curación es posible. Al reflexionar sobre nuestro papel como católicos, estamos llamados a participar en la renovación de las familias y de nuestras comunidades al servir a aquellos que están sufriendo.

Muchos pacientes y familias se esfuerzan por aferrarse a la esperanza en los momentos de mayor necesidad. Aunque Dios está ciertamente con ellos durante la enfermedad o la pérdida de un ser querido, sabemos que la presencia sanadora de un sacerdote, capellán o ministro laico tiene el potencial de brindar esperanza, misericordia y consuelo. El gran tamaño de nuestra Arquidiócesis y los limitados recursos con que contamos para este ministerio han coartado nuestra capacidad de entrenar y enviar a más ministros a nuestras comunidades.

A través de nuestros esfuerzos de renovación, fortaleceremos y estructuraremos este importante ministerio, que aborda una necesidad que cada uno de nosotros experimentará algún día en nuestros seres queridos.este importante ministerio, que aborda una necesidad que cada uno de nosotros experimentará algún día en nuestros seres queridos.

Su regalo proporcionará

fire

Difundirá esperanza

Pondrá en contacto con Cristo a los que están enfermos o agonizando a través del Sacramento de la Reconciliación,de la Unción de los Enfermos y de la Sagrada Comunión

church

Entrenará líderes

Preparar a líderes laicos para que pasen tiempo con los pacientes y las familias y para que escuchen con atención y ayuden a aliviar el estrés emocional.

leaves

Contratará a más capellanes

Permitirá que la Arquidiócesis contrate capellanes adicionales y abarque una mayor cantidad de hospitales del sur de California.

Ministerio de Justicia Restaurativa

La desesperación que existe después de que se comete un crimen es un lugar de oscuridad para miles de personas y familias cada año. Los patrones de tristeza son comunes: desde la pérdida de la fe en Dios hasta el rechazo de la esperanza en un futuro restaurado.

Pero como católicos, creemos que Jesús, quien fue llevado a juicio, crucificado, sepultado y resucitado, ofrece esperanza y un propósito renovado para cada vida. El personal y los voluntarios del Ministerio de Justicia Restaurativa se acercan a los encarcelados y a las víctimas, así como también a las familias de ambos. Abogan por cambios en el sistema de justicia penal

y se esfuerzan por educar a nuestras comunidades, que a menudo no pueden responder, y no lo hacen, a la invitación de Jesús de caminar con el preso y de consolar a los que están en duelo.

Nuestros esfuerzos de renovación incrementarán el apoyo al Ministerio de Capellanes, al Ministerio de Víctimas y a las familias del Ministerio de encarcelados al proporcionarles personal y capacitación para lograr iniciativas más allá de nuestras capacidades actuales.

Artboard 1

Ampliará el servicio a los encarcelados

Permitirá que las personas afectadas por el encarcelamiento caminen con Jesús en base a los principios del amor, la esperanza y la misericordia a través de un programa de visitas, que incluye servicios de Misa y Comunión, educación religiosa y sesiones de apoyo espiritual individuales.

fire

Consolará a los que lloran

Ayudará a las familias, a menudo destruidas por el crimen, a restablecerse a sí mismas y a sus comunidades hasta lograr una sanación.

leaves

Defenderá y apoyará a las víctimas

Incrementará el apoyo al Ministerio de Víctimas, que brinda atención espiritual, acompañamiento pastoral, educación sobre los derechos de las víctimas, sesiones de terapia grupal y talleres de grupos de apoyo, entre otras cosas.

Final Quote

“Algunos dicen: ‘Son culpables’. Respondo con las palabras de Jesús: ‘El que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra’. Miremos dentro de nosotros mismos y veremos nuestra propia culpabilidad. Y luego el corazón se volverá más humano”.

PAPA FRANCISCO